Cúmulo de energía

¿Alguna vez te pasó estar muy agotado/a y que te avisen que sucedió algo grave y salís corriendo? 

 

Sin saber de dónde sacaste esas fuerzas pudiste activar tu cuerpo, aún cuando sentías que no podías más. A esa capacidad y fuerza para actuar física y/o mental vamos a llamarla «energía» y es más, sigamos imaginando. Supongamos que en ese momento límite tenés que resolver algo que te genera un gran esfuerzo físico y en esa situación extrema que necesita de vos, lo haces! 

Es decir que cuando pensaste que tu cuerpo no daba más, pudiste activar una energía extra, algo que no sabias que tenias, ese plus de energía vamos a entenderlo como un  “cúmulo de energía”, una reserva con la que contamos pero que solo usamos en esas situaciones donde hay un impulso externo y extremo que nos obliga a que salga. 

 

Este es un buen ejemplo para entender que tenemos una fuente de energía a la cual acudimos en momentos límites, ahora bien 

 

¿Qué pasaría si pudiéramos tomar esa energía cuando estamos en escena? 

 

Sí pudiéramos usarla y modelarla, nuestro cuerpo se vería amplificado, ya que nuestras acciones estarían habitadas

 

Una de las cualidades fundamentales de entrenar tu cuerpo y voz desde la Antropología teatral que a mi me maravilló, es descubrir que con un entrenamiento adecuado podemos saber cómo ir hacia ese «Cúmulo de energía», y de esta manera despojarnos de lo cotidiano para generar una «energía extra cotidiana» encontrando una  «Presencia física total», en ese momento extremo hay un gran compromiso de tu cuerpo físico-mental y emocional, todo tu ser se encuentra allí, en estado de alerta.

Esto podemos entrenarlo para llevar contar cuando queramos con ese cúmulo de energía, utilizarlo para modelarla en el espacio y en nuestras acciones en escena.



Te propongo el siguiente ejercicio

 

Fíjá un horario en el día, donde puedas separar veinte minutos, solo veinte minutos y vas a ver como tu cabeza empieza a cambiar!



1-Saltá en el lugar , como puedas, como sepas, solo saltá

2-Vas a ver que a los pocos minutos sentís que no das más. Aquí van a aparecer pensamientos como  «No doy más» , «Estoy cansada/o», ocupate aquí de exhalarlos, de dejarlos pasar, aprovecha tu respiración para estar en el momento presente 

3- Seguí unos minutos más, solo unos minutos 



Con éste pequeño ejercicio vas a tener la experiencia de ir a ese cúmulo de energía. 

Empezando a achicar el espacio entre tu cuerpo y mente. 

De esta manera tu cuerpo va a empezar a ocupar más lugar, ya que será un cuerpo habitado de energía.